+34 608861481

          centropsicologicoalenada@gmail.com

 

         Carrer Virtut, 4, 08012,                              Barcelona, Spain

 

       

Contacto

Alenada Centro Psicologia © 2019

Terapia familiar

La terapia familiar es la que reciben los miembros de una familia. Mediante ella, el profesional trata de que puedan arreglar cualquier problema o conflicto que tengan. Se trabaja de manera grupal y es el psicólogo el que se encarga de dirigir la sesión. Se busca que todos colaboren para mejor la situación en el seno de la familia. Este tipo de terapia concibe la familia como un todo, en el que todos sus integrantes interactúan entre sí.

¿Qué tipos de terapia familiar existen?

Lo habitual es que los psicólogos utilicen tres tipos de terapia con el fin de ayudar a las familias a superar los momentos difíciles que están pasando. Nos referimos al modelo clínico, al educativo y al comunitario. Se pueden definir de manera resumida de la siguiente forma:

  • Modelo clínico. Se centra en las soluciones que ofrece a nivel psicológico un profesional a la hora de tratar al miembro de la familia que tenga el problema. Se busca un diagnóstico preciso de lo que sucede y después el tratamiento adecuado. Es el modo que se emplea para tratar situaciones de estrés, de adicciones o
    trastornos emocionales.

  • Modelo educativo. Se centra en las habilidades a nivel educativo y en la conducta. En este caso no se ocupa principalmente de un miembro de la familia, sino del conjunto. Se busca cambiar la manera de enseñar y el aprendizaje.

  • Modelo comunitario. Se pretende encontrar el bienestar a nivel emocional y social. Se ocupa de toda la familia y de su entorno. Por ejemplo, en el centro educativo, en el trabajo o en la comunidad.

Dentro de la terapia familiar el profesional analiza al grupo como un conjunto en el que todos los miembros interactúan entre sí, como decíamos. Esta interacción provoca que se generen conflictos y problemas de todo tipo. Para el psicólogo lo más importante es lograr que mejore la situación. Para conseguirlo, afronta la resolución de los conflictos en modo grupal e individual. Sin olvidar la importancia de abrir nuevas vías de comunicación para evitar la repetición de este tipo de problemas.


Se busca en la terapia que todos colaboren para resolver el conflicto. Se trabaja la empatía, para que cada miembro de la familia aprenda a ponerse en la piel del resto de sus integrantes. La terapia familiar no solo ayuda a solucionar problemas personales, sino también a que la familia salga reforzada para afrontar el futuro con garantías.

¿Cuándo debe acudirse a terapia familiar?

Es importante que los padres detecten cuando ha llegado el momento de dejar de intentar solucionar los problemas en casa y pedir ayuda a un profesional. Estas son las situaciones más comunes:

  • Reacciones exageradas.

  • Incapacidad para resolver conflictos.

  • Agresividad verbal o física.

  • Que existan miembros de la familia que no hablen entre sí o que tienen una relación muy fría.

  • Que los niños o adolescentes presenten conductas inapropiadas.

  • Que alguno de los miembros de la familia sufra una adicción.

  • No poder superar una situación concreta, una mudanza, una pérdida, una separación…

  • Que alguno de los integrantes de la familia tenga una adicción.

La terapia familiar puede mejorar en gran manera el ambiente en el hogar, no dejes de recurrir a esta ayuda.

CONTÁCTANOS

Si deseas más información o quieres solicitar una primera visita, puedes contactar con nosotros rellenando este formulario.